¿Hay vida después de la presentación de un libro?

En muchas editoriales, incluso algunas de mucho prestigio, luego de la presentación de un libro se hace un silencio prolongado muy parecido a la muerte.

Sí, pareciera que la vida del autor y de la obra acabara con la firma de ejemplares. En algunos casos como en las editoriales de autoedición, encubierta o no, es el propio autor quien tiene que ingeniárselas para mantener a flote el título. La mayoría de veces acaba convirtiéndose en spammer de las redes socialeso de correo electrónico. 

En las editoriales tradicionales, los autores que no son de primerísima línea pasan por un proceso parecido. Es que hay una realidad en el mundo editorial que es insoslayable. El libro físico solo puede estar en primera línea de las librerías mientras tenga una demanda alta. De lo contrario es desplazado hacia el interior del local por los nuevos títulos que llegan cada semana. La única manera de conseguir que una obra siga en los primeros anaqueles o incluso en la vitrina, en lugar destacado es que sea un bestseller o que se hable sobre él en la prensa, la televisión, la radio y, que sea recomendado en las redes sociales por críticos o reseñadores de cierto prestigio. 

La culminación del proceso publicitario de post edición son las Ferias del Libro y los congresos. Es decir, no podemos esperar a Sant Jordi o a la Feria del Libro de Madrid para intentar vender algún ejemplar más. Debemos hacer un trabajo previo de promoción tan bueno, tanto del autor como de la obra para que, al llegar una feria, sean los lectores quienes busquen a ese autor y a «esa» obra.

JL Editorial puede hacerlo porque cuenta con una agencia de publicidad propia.

La idea de este post era continuar con el: «De cero a 100 en 180 días» y, explicarles a los autores el proceso que seguimos luego de la presentación…

Pero, Nos hemos dado cuenta de que muchas de las tácticas publicitarias que utilizamos en la post edición son francamente ingeniosas y originales y, que al escribirlas aquí se las estamos sirviendo en bandeja a la competencia. No es que vayamos a reinventar la rueda ni mucho menos, tampoco evitaremos que las copien cuando las vean utilizar, pero al menos que tengan el trabajo de investigarlas por sí mismos.

En cuanto a ti autor, te las contaremos personalmente cuando formes parte de nuestro equipo de escritores.