Todo escritor desearía un ambiente editorial más romántico.

Como decía Joan Manuel Serrat: 

«Nunca es triste la verdad lo que no tiene es remedio»

La mayoría de editoriales tradicionales no aceptan manuscritos que no han solicitado. Y las que los aceptan…

  1. Te obligan a comprar tus propios libros o a vender una determinada cantidad durante el primer mes. No los venden ellos. Los tienes que vender tú y el dinero es para ellos.
  2. Con el importe de los libros que tú vendes, ellos se pagan la maquetación, el diseño de portada, la edición y la impresión. También les queda un buen pellizco para sí mismos.
  3. El destino final del libro es que se puede comprar a través de la página web de la editorial y en algunas librerías, pero por encargo. No existen copias físicas más que las que tú has vendido. Es la ventaja de la impresión bajo demanda.
  4. Esto es una autoedición encubierta. Tú pagas la maquetación, la portada, la impresión y vendes los libros que se han impreso. Y tu obra queda atada a la editorial por al menos cinco años.
  5. Tu promoción como autor es nula. Si quieres entrevistas, presentaciones o cualquier otro tipo de publicidad. ¡Búscate la vida!

La pregunta a hacerse en estos casos es: ¿Quién ganó? Seguro que, si eres el autor, tú no.

La otra opción para un escritor es la auto publicación pura y dura. Si sabes maquetar y diseñarte la portada, crearte una web como autor, trabajar en las redes sociales, corregir… Bueno, lo de corregir deberás pensar en alguien más. Es muy difícil ver los propios errores y una buena corrección de estilo y ortotipográfica cuesta dinero. Si solo sabes escribir buenas historias prepara un par de miles de euros para contratar los servicios editoriales. Si además deseas ver tu libro publicado por una gran editorial, prepara el doble. Y aún así tu libro no va a estar físicamente en ninguna librería.

Hoy puedes elegir una editorial que imprima tu obra y venderla tú mismo. No habrá mucha diferencia con el caso anterior y los derechos serán tuyos, las ganancias, si las hay, también. Luego toca la tarea de mover a todos los parientes y amigos para organizar la presentación de tu libro. Si son muchos puede que salves los gastos y te quede algo. Y por último estará el trabajo diario de promocionarte en las redes sociales, buscar gente que comparta tu contenido y te publique reseñas positivas. Si después de eso te quedan energías y ánimos para seguir escribiendo, ¡eres un genio! 

También puedes utilizar las plataformas de autoedición. Son gratis y te ofrecen entre un 25 y un 75% de las ganancias. Hay algunos escritores que han logrado hacer una carrera en ellas.

Vamos a citar un trozo del artículo publicado por «El País» en su edición digital del 9 de junio de 2018:  

 «…Rut Nieves, J.S. Pinillos y Gregorio Hernández Jiménez, los tres autores españoles con los libros autoeditados más vendidos en 2017 y 2018 a través de esta tienda online. Los tres coinciden en que utilizar XXXXXXXX facilita demasiado el proceso de publicación y venta de sus títulos, pero también han tenido una clave común para su éxito, y es que todos aprovecharon las redes sociales o los foros para promover su obra entre un público previamente consolidado…»

Rescatemos: «un público previamente consolidado». Es decir que ya tenían una gran cantidad de seguidores, amigos, fans y contertulios antes de lanzar sus obras al mercado. En efecto, J.S. Pinillos trabaja en sus proyectos en Internet desde 1999. Rut Nieves es coach, conferencista y formadora y Gregorio Hernández Jiménez es un experto financiero, youtuber, Blogger y gerente de su propia empresa de inversión en Bolsa.

Los tres eran famosos por lo que hacían y sus libros una consecuencia de ello. 

Y no al revés.

Quisiéramos dar una versión más romántica, pero esta es la realidad, nos guste o no.

Si quieres tirar adelante una carrera como escritor. En JL Editorial te ayudamos a posicionarte. Tenemos todos los medios para hacerlo si tu obra es buena.

JL Editorial proviene de la conjunción de la actividad publicitaria y la editorial. Conocemos el mercado, sabemos de libros. Por eso somos capaces de promover a un escritor como referente dentro de su nicho de mercado.

—Pero ¿y los libros? 

—Tú ocúpate de escribirlos, del resto nos hacemos cargo nosotros…

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *