¡Nuestra primera novela histórica! «La Rosa y el Picaport» de Ricardo Lampugnani»

Con esta obra tan particular inauguramos nuestra colección de novela histórica. Basada en un hecho real ocurrido en Agosto de 1939, el autor recrea la vida del pequeño pueblo de Cherta en 1936 y el peregrinaje de las familias que huían de la inminente Batalla del Ebro en 1938. También nos sumerge en el campo de exterminio de Mauthausen – Gusen, nos cuenta la forma en que llegaban los prisioneros y cómo intentaban sobrevivir contra todo pronóstico. Todo visto desde la óptica de dos supervivientes para los que detalles impensables para otros, son algo que simplemente pasó. Una fatalidad…

Ricardo Lampugnani también nos lleva de la mano a Austria, a la ciudad de Linz y nos enseña cómo piensan sus ciudadanos respecto a su pasado. Y abre el debate sobre un tema largamente controvertido y actual en España: la dictadura franquista. ¿Es mejor dejar a los muertos dónde están? O para reparar las heridas primero ¿es necesario conocer y reconocer lo que sucedió?

Una novela sorprendente con una trama que incluye la emigración española a la pampa argentina en el siglo XIX y los avatares políticos de la historia de ese país.

El ritmo de la narración es vibrante y muy ameno. El autor sabe plasmar en diálogos muy reales las relaciones entre los personajes y eso le otorga un gran dinamismo. A pesar de que el tema tiene visos de dramatismo, no faltan los detalles de humor e ironía que harán de esta obra algo inolvidable. 

Os dejamos la sinopsis de la obra:

«Philippe ha nacido tres veces en la misma existencia y se ha sentido morir muchas más. Ahora sabe que el final se acerca sin remedio. Tiene 84 años y la necesidad imperiosa de recuperar los recuerdos de su infancia antes de partir. Por eso decide viajar solo desde la Argentina que lo acogió en su destierro hasta el pueblo en que transcurrieron sus primeros años: Cherta, en la provincia de Tarragona. 

Rosa se sienta cada tarde bajo la parra en el patio de su casa. Tiene Alzheimer incipiente, pero los recuerdos que quisiera borrar continúan allí, como si no hubiese pasado el tiempo.

«Cuida al primito, lávale la cara y las manos cada mañana» 

¿Por qué la habría dicho eso la tía Encarna? Si estaban en un tren apestoso en el que no se habían higienizado durante días.

Rosa quiere que su mal avance rápido para olvidar, pero los gritos desesperados de su abuela, su madre y su tía, los ladridos intimidantes de los mastines y las órdenes de los SS siguen ahí, grabadas a fuego en su desgastada memoria.

Rosa y Philippe nunca se han visto, al menos eso creen. Sin embargo, ambos sienten una especie de desasosiego cuando él pasa frente a la casa de ella. Los recuerdos de Rosa se hacen más nítidos y Philippe comienza a revivir una parte de su vida que ha intentado enterrar durante setenta años.

«¿Wit alt, wit alt? ¡Raus! ¡Raus!»

Las voces estentóreas de los soldados vuelven a retumbar en los oídos de Philippe. El olor a carne chamuscada se reinstala en sus fosas nasales.

Descubrir quién es en realidad el forastero que la inquieta cambiará la vida de Rosa, la de su familia y la del pueblo entero. Philippe comprenderá que no ha sido el único en ser perseguido por la fatalidad. Ambos deberán tomar una decisión: enfrentarse a los hechos, perdonar y de esa manera vivir el tiempo que les quede, en paz.»

Próximamente…